This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies. Read our private policy

Postura en relación a la acusación del Departamento de Justicia de Estados Unidos

2020.02.15

Durante mucho tiempo, el gobierno de Estados Unidos ha estado utilizando la fuerza de toda una nación para perseguir a una empresa privada. Ha utilizado todas las herramientas a su disposición, ya sean legislativas, administrativas, judiciales o diplomáticas, e incluso ha tratado de recurrir a la opinión pública contra Huawei para interrumpir nuestras operaciones comerciales normales. En muy pocas ocasiones se ha visto este tipo de ataque antes en la historia. Los nuevos cargos del Departamento de Justicia de Estados Unidos contra Huawei son parte de esta campaña. Esto es persecución política, simple y llanamente.

Estos cargos no revelan nada nuevo. Se basan en gran medida en disputas civiles de los últimos 20 años que ya han sido previamente resueltas, litigadas y, en algunos casos, rechazadas por jueces y jurados federales. En estas disputas, ningún tribunal ha encontrado que Huawei haya cometido un robo malicioso de propiedad intelectual, o haya requerido que Huawei pague daños y perjuicios por la infracción de la propiedad intelectual de otros. El Departamento de Justicia de Estados Unidos está reintroduciendo como casos penales, casos civiles previamente resueltos. Esta es una aplicación selectiva de la ley, políticamente motivada, y contraria a las convenciones judiciales comunes.

Las disputas sobre propiedad intelectual son comunes en los negocios internacionales. Según los registros públicos, de 2009 a 2019, Apple fue involucrada en 596 demandas de propiedad intelectual y Samsung en 519. Huawei se involucró en 209. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha insistido en presentar una demanda penal contra Huawei por el tipo de disputas civiles de propiedad intelectual que son comunes en toda la industria. El único propósito del gobierno de Estados Unidos para esto es atacar, desacreditar y manchar la reputación de las tecnologías líderes de Huawei. Quieren dañar la ventaja competitiva de Huawei en el mercado global.

Ninguna compañía puede convertirse en líder global robando de otros. A fines de 2018, a Huawei se le habían otorgado 87,805 patentes, incluidas 11,152 patentes en Estados Unidos. Desde 2015, Huawei ha recibido más de USD 1,400 millones en ingresos por licencias. Al mismo tiempo, hemos pagado más de USD 6,000 millones en regalías por el uso legítimo de patentes de otras compañías. Casi el 80% de esa cantidad se pagó a empresas estadounidenses.

Ninguno de nuestros productos o tecnologías se ha desarrollado mediante el robo de secretos comerciales. El desarrollo de Huawei es el resultado de nuestra enorme inversión en I + D y el arduo trabajo de nuestros empleados durante las últimas tres décadas. Dependemos de la confianza y el apoyo que nuestros clientes, proveedores y socios depositan en nosotros.

El atacar a Huawei no ayudará a Estados Unidos a mantenerse por delante de la competencia. El repetir una mentira no lo hará realidad. Creemos que el tribunal tomará una decisión justa basada en hechos y pruebas.